Casal Porta Trinitat
Casal d’Entitats, Centre de Serveis Socials i Punt d’Informació i Atenció a la Dòna

  • Promotor: Districte de Sant Andreu
  • Constructora: UTE COPISA S.A.-SOLVETIA S.L. / COBRA S.L.
  • Ingenierías: BAC Engineering / Proisotec SLP
  • Superficie y coste: 2.300 m2 + urb. plaza / 6.726.436 euros iva inc
  • Carretera de Ribes con Via Favencia, Barcelona
  • Proyecto Junio 2018

Porta Trinitat es un nuevo conjunto multifuncional de equipamientos que se sitúa a la entrada de Barcelona por las Rondas y la Av. Meridiana, cerca del Nudo de la Trinitat. La escala de la periferia urbana condiciona el lugar, promoviendo un diseño introspectivo, tanto del conjunto urbano, como de los edificios. Los volúmenes se ordenan en dos franjas que toman la dirección de las dos avenidas principales, la Meridiana y la Carretera de Ribes, generando una plaza interior. El primero en construirse, el Casal d’Entitats i Centre de Serveis Socials, renuncia a ocupar todo el suelo, fragmentando una de las barras para abrir el espacio interior de la plaza, creando un subespacio libre de cine a la fresca. El edificio se muestra voluntariamente abstracto y simple para poder convivir con los futuros edificios del conjunto, aún por venir.

En este interior de manzana, íntimo y preservado, hemos querido crear un lugar confortable, al fondo de la plaza. Una casa pública, un casal, que acoge gente de Sant Andreu y Nou Barris, con distintas necesidades. Un edificio de madera donde las personas se sientan como en casa.

El interior del edificio se organiza en torno a dos patios que le proporcionan luz y ventilación. El vestíbulo de entrada es un espacio generoso que actúa de foier de la sala de actos y puede acoger diversas actividades y exposiciones. Ahí está la recepción y la cantina. El primer piso es un centro de servicios sociales y punto de atención a la mujer. En el resto de plantas hay despachos y estancias para entidades y asociaciones del barrio.

La madera es un material cálido en un entorno urbano hostil. Absorbe CO2 durante toda su vida útil, dando como resultado un muy bajo impacto ambiental por huella de carbono. Debido a su bajo peso, no tiene inercia térmica, por ese motivo movilizamos la inercia del terreno. Aprovechamos el desmonte de tierras de la excavación en ladera, para enterrar unos tubos por donde circula aire limpio, antes de levantar el edificio.

El aire que circula por los tubos enterrados, una vez templado por el subsuelo, se lanza dentro de los dos patios cubiertos, que funcionan como grandes conductos de aire. Es un aire renovado, fresco en verano o cálido en invierno, recogiendo así una antigua tradición mediterránea. Dado que es un aire suficientemente confortable, ronda los 17 o 18ºC todo el año, el gasto energético para climatizarlo es muy bajo. Sólo en los días más duros del invierno o del verano habrá que tratarlo ligeramente para conseguir la temperatura de confort. Además, la cubierta genera 60.000W de potencia eléctrica al año, a través de placas fotovoltaicas, situando el consumo muy cercano a cero.

La escalera se sitúa entre los dos patios y recibe luz y ventilación. Las dependencias se organizan alrededor del núcleo central y pueden ser redistribuidas con facilidad, ya que captan el aire de renovación a través de las fachadas de los patios, mediante unas franjas que actúan como las branquias de un pez.

 

Fotografías © José Hevia / © Adrià Goula.  Textos © haz arquitectura